Consejos para ahorrar energía en invierno

215 Views 0 Comment

El invierno es, generalmente, una de las épocas donde se consume más energía. Esto se debe principalmente a la necesidad de climatizar el hogar para mantener una temperatura confortable. Por eso es importante implementar medidas de eficiencia energética para controlar nuestro gasto en la factura y para tener un impacto positivo en el medio ambiente, reduciendo así emisiones de gases de efecto invernadero. Desde Engel Energy miramos por tu ahorro energético y por el bien del medioambiente. Es por eso por lo que os damos consejos para ahorrar energía en invierno para ser más eficientes y respetuosos con nuestro planeta.

Optimiza el uso del termostato

Baja la temperatura cuando no estés en casa o durante la noche. Por cada grado de más, la factura de la luz aumentará un 8%.

Es importante utilizar un termostato programable, para ajustar automáticamente la temperatura según tu rutina y necesidades. Por ejemplo, mientras no estés en casa, programa temperaturas más bajas. Debes evitar ajustes drásticos en la temperatura. Cambios moderados son más eficientes y cómodos.

Así que… no subas o bajes la temperatura más allá de lo necesario.

Optimización del termostato, uno de los consejos para ahorrar energía en invierno.

Aprovecha la luz solar

Uno de los consejos para ahorrar energía en invierno, es aprovechar aquello que nos ofrece nuestro planeta. Gracias a la luz solar puedes ahorrar energía y reducir tu impacto ambiental.

Para ello, es importante abrir las cortinas y persianas durante el día para permitir que la luz solar entre en tu hogar. Así, no solo vas a iluminar naturalmente tus espacios y ahorrar en luz, sino que también contribuirás a calentarlos.

Asegúrate de que las ventanas estén limpias para que entre la máxima luz posible. Si dejas a la exposición del sol, materiales como la cerámica y la piedra, pueden almacenar calor y liberarlo gradualmente durante la noche

Al implementar estas prácticas, no solo podrás ahorrar energía y reducir tus facturas. Si aún no cuentas con placas solares, también estarás contribuyendo a la sostenibilidad ambiental al no depender de fuentes de energía no renovables.

Sella las fugas de aire

Sellar las fugas de aire en tu hogar es una manera efectiva de optimizar el uso de la energía y contribuir al cuidado del medio ambiente.

Examina puertas y ventanas por donde pueda filtrarse el aire. Aplica selladores de silicona o masilla para sellar las brechas de estas ventanas y puertas. Así, conseguirás mantener la casa bien climatizada sin que se escape el calor.

También es importante aislar áreas clave, como las tomas de corriente y las cajas eléctricas, utilizando protectores de enchufes y placas aislantes. El uso de aislamiento adecuado reduce la necesidad de calefacción.

En el caso de contar con ático y sótano, es primordial que estén bien aislados.

Mantenimiento del sistema de calefacción

Para ser eficientes con el consumo de energía en invierno, es importante estar al tanto del mantenimiento del sistema de calefacción. Para ello, es recomendable programar una revisión anual para asegurar que el sistema funcione de manera eficiente y segura.

Por otro lado, debes limpiar o cambiar los filtros regularmente. Los filtros sucios reducen la eficiencia del sistema y lo obligan a trabajar más para llegar a la temperatura deseada.

Como ya hemos comentado antes, ajustar la temperatura de la calefacción y programar su uso, es clave para reducir el gasto en tu factura y las emisiones de co2.

Por último, asegúrate de que los radiadores y las rejillas de la calefacción estén libres de obstrucciones. Así pues, garantizas el paso del aire caliente y una buena climatización.

Viste capas de ropa

Una de las opciones para disminuir el uso de la calefacción, es abrigarse más en casa. En lugar de aumentar la temperatura, viste ropa que abrigue y utiliza mantas para mantenerte caliente. Ajusta tu vestimenta según la temperatura interior.

Recuerda que la clave es encontrar un equilibrio para mantenerte cómodo sin depender excesivamente del calentamiento de la casa. Ajusta las capas según tus necesidades personales y las condiciones específicas de tu hogar.

Aprovecha el calor de los electrodomésticos

Otro de los consejos para ahorrar energía en invierno y, poco conocido, es aprovechar el calor generado por los electrodomésticos. Es una estrategia interesante para ahorrar energía. Con el calor residual que estos producen, es más fácil mantener una temperatura más cálida en casa.

Por ejemplo, después de cocinar con el horno, deja la puerta abierta una vez apagado. Si tienes un lavaplatos, permite que las puertas permanezcan abiertas después de completar el ciclo de lavado. Si utilizas una secadora para la ropa, abre la puerta cuando esta haya acabado. Estos son algunos de los electrodomésticos que más calor residual aportan.

Utiliza bombillas eficientes

A pesar de que no se trata de un consejo propio del invierno, es clave para el ahorro energético. Utilizar bombillas eficientes es una excelente manera de optimizar tu energía. Principalmente, se diferencian dos tipos de bombillas eficientes:

  • Bombillas LED: Comparadas con las bombillas incandescentes tradicionales, las LED consumen significativamente menos. Además, tienen una vida útil mucho más larga.
  • Bombillas CFL: Aunque son menos eficientes que las LED, son mucho mejores que las bombillas incandescentes convencionales. Son una alternativa más que asequible a las LED.

Con el uso de bombillas eficientes ahorrarás energía, reducirás costos y disminuirás el impacto ambiental.

0 Comments

Leave a Comment