La energía solar térmica y fotovoltaica

8296 Views 0 Comment

Muchas veces hablamos de energía solar sin especificar que hay dos tipos, la energía solar térmica y la energía solar fotovoltaica. Aunque las dos utilizan la misma fuente de energía, funcionan y se utilizan para cosas distintas.

En Engel Energy queremos explicarte la diferencia entre estos dos tipos de energía para llevar una vida totalmente sostenible.

¿Qué diferencias hay entre la energía solar térmica y la fotovoltaica?

Ya te explicamos en la entrada sobre qué es la energía solar estos dos tipos de energía y qué uso tienen, pero vamos a profundizar un poco más en ello.

La diferencia clave entre la energía solar térmica y la energía solar fotovoltaica se centra en cómo cada una de ellas convierte la energía solar en electricidad.

Ambas energías solares utilizan la misma fuente de energía, que es la luz solar y la radiación que procede de ésta. De toda la radiación solar que emite el sol, la mitad la absorbe la superficie de la Tierra, mientras que la otra mitad se refleja. Es esta radiación, la reflejada, la que podemos aprovechar para obtener energía.

A grandes rasgos, la diferencia entre la energía solar fotovoltaica y la energía solar térmica es que la fotovoltaica convierte la radiación solar en energía eléctrica, mientras que la térmica utiliza el calor del sol.

Energía solar fotovoltaica vs energía solar térmica

Podemos establecer 3 principales diferencias a nivel de conversión, aplicación y eficiencia.

Energía solar fotovoltaicaEnergía solar térmica
ConversiónConvierte la radiación solar directamente en electricidad. Convierte la radiación solar en calor. Utiliza colectores solares para calentar un fluido
AplicaciónPrincipalmente se utiliza para la generación de electricidad en sistemas conectados a la red eléctricaSe utiliza para la generación de electricidad, calefacción de agua y del hogar y procesos industriales que requieren calor.
EficienciaLos avances tecnológicos han mejorado la eficiencia de los paneles solares fotovoltaicos. En comparación con la energía solar térmica, su eficiencia de conversión de la radiación solar en electricidad tiende a ser más alta.La eficiencia puede variar, pero generalmente es menor que la eficiencia de las células fotovoltaicas.

Energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es la más conocida de las dos. Tal y como explicamos en el artículo sobre cómo funcionan las placas solares, las células fotovoltaicas que forman las placas captan la radiación solar y la convierten en energía eléctrica.

La energía eléctrica que generan las placas fotovoltaicas es energía de corriente continua. Una vez se genera, se envía a un inversor que la transforma en corriente alterna. De esta manera, puedes utilizar la energía solar fotovoltaica para utilizar cualquier tipo de electrodoméstico, encender la luz, etc.

Además, con una instalación de energía solar también se pueden instalan baterías para placas solares, que sirven para almacenar la energía solar que produces y no consumes. De esta manera, podrás utilizar la energía siempre que lo necesites, incluso cuando no estés generando nada durante la noche.

Energía solar térmica

Por otro lado, la energía solar térmica es la que se utiliza para obtener agua caliente y poder hacer uso de la calefacción. También se puede usar para crear energía mecánica y, a partir de ésta, crear energía eléctrica. Sin embargo, lo más habitual en los hogares es que se dedique al agua y a sus diferentes usos. A diferencia de la energía solar fotovoltaica, que convierte directamente la luz solar en electricidad, la energía solar térmica se enfoca en la conversión de la radiación solar en calor.

Lo que hace la energía térmica es utilizar el calor que produce la radiación solar. La instalación consiste en unos captadores solares por los que pasa el agua a través de unos conductos internos. El agua fría entra al captador solar por un extremo y sale por el extremo opuesto ya caliente. Toda el agua queda almacenada en un depósito, con el agua caliente que utilizarás arriba y el agua fría que necesitas calentar abajo. Normalmente los colectores solares residenciales permiten calentar el agua hasta unos 65ºC.

La energía solar térmica se utiliza en una variedad de aplicaciones, desde sistemas pequeños para calentar agua en hogares hasta grandes instalaciones de generación de electricidad. Su adopción ha crecido, especialmente en regiones con abundante radiación solar, como una forma de reducir la dependencia de los combustibles fósiles y mitigar el impacto ambiental asociado.

¿Cómo funciona la energía solar térmica?

¿Cuál de las dos energías es mejor?

Realmente ninguna de las dos energías es mejor que la otra, ya que se utilizan para cosas diferentes. Sin embargo, la energía solar fotovoltaica se está imponiendo a la térmica ya que cuenta con tecnología más avanzada y permite depender menos de la red eléctrica. Además, con la energía solar térmica, si lo que quieres es generar electricidad en vez de generar agua caliente, necesitarás que el agua cree energía mecánica, y eso supone instalar más mecanismos.  

En cualquier caso, la elección entre energía solar térmica y energía solar fotovoltaica depende de varios factores. Entre ellos, el propósito específico, la ubicación geográfica, las necesidades energéticas y las condiciones locales. Ambas tecnologías tienen aplicaciones particulares en las que pueden ser más eficientes o adecuadas.

0 Comments

Leave a Comment