¿Cómo se reciclan los paneles solares?

2318 Views 0 Comment
reciclaje de paneles solares

Muchas personas que han decidido instalar paneles solares en casa lo han hecho por el autoconsumo y el ahorro, pero también para tener una vida energéticamente más respetuosa con el medio ambiente. Y es que las instalaciones fotovoltaicas son una fuente de energía renovable y no contaminante a la hora de producir electricidad y suministrarla al hogar. Pero cuando la vida útil de los paneles se va terminando, ¿es posible el reciclaje de los paneles solares?

Una de las preocupaciones más frecuentes sobre las placas solares es si se pueden reciclar sus componentes cuando hay que cambiarlas.

¿Qué puede reciclarse en una instalación fotovoltaica?

La buena noticia es que actualmente, sobre un 95% de los componentes de los paneles solares pueden reciclarse. Normalmente, los paneles solares están compuestos por un 85% de vidrio, 6% de aluminio, y menores porcentajes de plástico, silicio y metal. Y la mayoría de estos elementos pueden reciclarse, lo que nos lleva a porcentajes que oscilan entre el 90% y el 95% de reutilización para producir nuevas placas solares. Así, las posibilidades de reciclaje que tienen los paneles solares los convierte en un producto respetuoso con el medio ambiente. Son una fuente de energía renovable y al final de su vida útil pueden reutilizarse muchos de sus elementos.

Proceso de reciclaje en la industria fotovoltaica

El proceso de reciclaje de paneles solares implica varias etapas. Uno de los elementos más reciclables es el marco de aluminio del panel. Puede reciclarse al 100%, lo que significa que cada gramo de este metal se puede reutilizar en la fabricación de nuevos productos.

El vidrio, que constituye la mayor parte de la superficie de los paneles solares, se puede separar y reutilizar en un impresionante 95%. En consecuencia, se reduce la demanda de materias primas para la producción de vidrio nuevo.

Incluso después de separar el aluminio y el vidrio, los paneles solares todavía contienen pequeñas cantidades de plásticos y otros materiales que deben eliminarse para un reciclaje efectivo. Aquí es donde entra en juego el proceso térmico a 500 ºC. Esta técnica permite la evaporación de los componentes plásticos residuales, dejando los materiales restantes listos para su reutilización.

El silicio, el componente principal de las células solares, es quizás el material más desafiante de reciclar. Aunque se considera reutilizable en un 85%, la complejidad de los procesos necesarios para purificar y fundir el silicio limita la tasa de recuperación total.

En conclusión, el reciclaje efectivo de paneles solares es esencial para garantizar un futuro sostenible para la energía solar. Al maximizar la recuperación de materiales y reducir la generación de desechos, podemos aprovechar al máximo los beneficios ambientales de esta tecnología renovable y avanzar hacia un sistema energético más limpio y resiliente.

¿Quién controla el reciclaje de paneles solares?

En Europa existen leyes como la WEEE, una Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea que restringe el uso de algunas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. Los paneles fotovoltaicos son definidos como residuos electrónicos según esta Directiva, cuyo objetivo es reducir los residuos, contribuir al reciclaje y mejorar el proceso medioambiental de los fabricantes. Los fabricantes en la UE están obligados a cumplir requisitos legales y normativas de reciclaje para que los paneles solares no se conviertan en una carga para el medio ambiente.

¿Dónde se tiran las placas solares?

Existen algunas entidades, como PV Cycle, el programa europeo que se encarga de la recogida y el reciclaje de paneles solares. PV Cycle es una asociación sin ánimo de lucro fundada en 2007. Está totalmente financiada por los fabricantes e importadores de módulos fotovoltaicos de Europa y ofrece infraestructuras de recogida en todos los países miembros de la UE.

Para conseguir que se recicle la mayor parte, es necesario que las placas solares sean recogidas y tratadas por agentes y plantas autorizadas. Por ejemplo, en España, desde 2015, los fabricantes e importadores de paneles están obligados a organizar su recogida y reciclaje al finalizar su vida útil. Recyclia es otra de las entidades que se responsabiliza de la gestión de los paneles fotovoltaicos en España desde 2013, gracias a un acuerdo de colaboración con la asociación europea PV Cycle.

0 Comments

Leave a Comment