¿Afecta la sombra a las placas solares?

16398 Views 0 Comment
Sombra en placas solares

La ubicación estratégica de una instalación fotovoltaica es un factor determinante para su rendimiento y eficiencia a lo largo del tiempo. La luz solar es el recurso fundamental para la generación de energía eléctrica mediante paneles solares. Cualquier obstrucción que impida su llegada directa a las células fotovoltaicas puede disminuir significativamente la producción energética. Entre estas obstrucciones, la sombra en las placas solares es uno de los principales desafíos a tener en cuenta.

Las sombras pueden originarse por diversos elementos en el entorno. Los más comunes son edificios cercanos, árboles, chimeneas u otras estructuras. Pueden ser tanto totales, cubriendo por completo las placas solares en determinados momentos del día, como parciales, afectando solo a una parte de las células solares. Independientemente de su naturaleza, estas sombras tienen el potencial de impactar negativamente en el rendimiento. Por consiguiente, también se verá afectada la eficiencia del sistema fotovoltaico.

Es esencial realizar un estudio exhaustivo del entorno antes de la instalación de las placas solares. Este análisis permitirá identificar posibles sombras. Así, se podrá determinar la ubicación óptima de los paneles. La orientación del tejado y su inclinación también deben ser considerados en este proceso.

La planificación adecuada de la instalación ayuda a minimizar el impacto de las sombras sobre el rendimiento global del sistema fotovoltaico. Una falta de atención a estos detalles puede resultar en una disminución significativa en la producción de energía. A su vez, puede prolongar el período de amortización de la inversión o dificultar la cobertura del consumo eléctrico diario.

Consecuencias de la sombra en las placas solares

La sombra en las placas solares, ya sea parcial o total, provoca una reducción significativa en la producción de energía. Cuando un objeto bloquea la luz solar directa sobre las células fotovoltaicas, se interrumpe el proceso de generación de electricidad. Como resultado, el sistema fotovoltaico no puede operar a su capacidad máxima, lo que tiene consecuencias importantes:

Disminución en la producción de energía: Como hemos comentado, la principal consecuencia de las sombras es una reducción en la cantidad de electricidad generada por las placas solares. Esto puede llevar a una brecha entre la demanda energética y la capacidad de producción. En este caso, será necesaria la compra de electricidad adicional de la red eléctrica convencional. Las sombras pueden reducir la generación de energía entre un 20% y un 80%, dependiendo del grado de sombreado. En casos extremos, como sombras persistentes durante las horas pico de radiación solar, la producción de energía puede verse gravemente comprometida.

Puntos calientes y daños en las células solares: Las sombras parciales pueden generar «puntos calientes» en las células solares. Una situación donde la energía se disipa en forma de calor en lugar de ser convertida en electricidad. Este fenómeno puede dañar las células solares, disminuyendo su vida útil.

Dificultades en la planificación y ubicación: Es crucial realizar un análisis detallado del entorno para identificar y evitar áreas propensas a sombras, y optimizar la orientación y disposición de las placas solares.

Además de las sombras, las condiciones climáticas como los días nublados, lluviosos o nevados pueden afectar aún más la eficiencia de las placas solares. La combinación de sombras y condiciones climáticas adversas puede llevar a una disminución significativa en la producción de energía.

Evolución de la tecnología fotovoltaica

La evolución tecnológica en el sector fotovoltaico ha sido notable en las últimas décadas. Es por eso que se ha mejorado la eficiencia y la capacidad de adaptación de los sistemas solares a diversas condiciones ambientales. Entre las innovaciones más destacadas se encuentran los paneles solares diseñados para mitigar los efectos adversos de las sombras y optimizar el rendimiento energético.

Los paneles solares REC Alpha Pure Black son un ejemplo representativo de esta evolución. Estos paneles incorporan una combinación de tecnologías cristalina y de película delgada. Gracias a esto, pueden ofrecer una densidad de potencia excepcional de 219 W/m². Una de las características más destacadas de estos paneles es su capacidad para mantener un rendimiento significativo incluso en condiciones de sombra parcial.

Este rendimiento mejorado se logra gracias a la inclusión de células solares con tecnología heterojunction. Estas células son más eficientes en la conversión de la luz solar en electricidad. En consecuencia, permite que los paneles REC Alpha Pure Black continúen generando energía incluso cuando están parcialmente sombreados. Esta capacidad de adaptación a las sombras aumenta la versatilidad y la eficiencia.

Además, el uso de microinversores u optimizadores de potencia, también contribuyen a maximizar el rendimiento de los sistemas fotovoltaicos en presencia de sombras. Estos dispositivos permiten que cada panel solar funcione de forma independiente. El impacto de las sombras en el rendimiento general del sistema se minimiza.

En resumen, podríamos decir que no es aconsejable hacer una instalación fotovoltaica en lugares donde haya sombra. En el caso de hacerlo, se puede hacer un estudio para elegir la zona del tejado con menos sombras e instalar paneles solares como los REC Alpha Pure Black, ya que generan más energía que otros paneles con sombras parciales.

0 Comments

Leave a Comment